Ultrasonido Ginecológico

Es importante realizar un Ultrasonido Ginecológico o Ultrasonido pélvico intracavitario en las siguientes situaciones:

 

-Detección de embarazo. Las pruebas de sangre y orina pueden fallar, y los Ultrasonidos comunes son poco sensibles. Debe descartarse embarazo antes de radiografías, gamagrafías o de administrar medicamentos, ya que casi todos tienen efectos perjudiciales sobre el feto.

 

-Antes de planificar con cualquier método y durante el tiempo que planifique. Los Dispositivos suelen fallar pues cambian su posición y sólo puede saberse por Ultrasonido. Las hormonas tienen contraindicaciones que sólo se saben por Ultrasonido.

 

-Después del parto para prevenir complicaciones como miometritis, peritonitis, retención de restos, etc.

 

-Antes de cualquier cirugía ginecológica para prevenir complicaciones operatorias por desconocimiento de la extensión y naturaleza de la enfermedad, por ej., no confundir un tumor con un embarazo.

 

-Infertilidad. La infertilidad es usualmente fácil de solucionar cuando depende de la mujer. El Ultrasonido Ginecológico puede determinar la causa de la infertilidad.

 

-Hemorragias genitales, pues siempre corresponden a enfermedades ginecológicas detectables por este medio.

 

-Hemorragia menstrual abundante, o con coágulos, que suele corresponder a enfermedades ginecológicas, que no tratadas oportunamente se pueden agravar

 

-Flujo que suele complicarse con endometritis o miometritis y puede producir esterilidad, si no es tratado oportunamente.

 

-Sudoración o calores que pueden corresponder a menopausia, pero también a enfermedades ginecológicas.

 

-Dolor abdominal bajo, que en la mujer pueden ser producidos por tumores, embarazo ectópico, quistes ováricos o cervicales, endometriosis, cervicitis, adenomiosis, infecciones o inflamaciones ginecológicas.

 

 

Programación de citas o consultas sobre Ultrasonidos Ginecológicos.

Para programar una cita entra a nuestro formulario de contacto o página de contacto.